Estás aquí:Inicio » ¿Quienes somos?

¿Quienes somos?

En 1968 empezó una nueva Era. Louis Armand denominó φ2 los 10.000 últimos años de la Historia desde que empieza la agricultura y la ganadería entre el Tigris y el Eúfrates. Ha sido conocido como la Era de la Abundancia pero siempre fue acompañada de la injusticia. Millonarios gastos para luchar contra el sobrepeso en el primer mundo y hambrunas en el Tercero. Se destruían cosechas para que los precios de la Bolsa de Chicago no rebajase el precio del café, del trigo o del maíz. Precios de miseria para los productores e inaccesibles precios para los consumidores del subdesarrollo.

La nueva Era nace en Mayo de 1968 en medio de la las risas de los dirigentes de nuestro Primer Mundo que no podían comprender que estudiantes de la Sorbona, “hijos de papá”, pudiesen lanzar aquellos esloganes mientras batallaban en las calles de París contra los gendarmes. Decían “insensateces” como “Prohibido prohibir”, “Sed razonables, pedid lo imposible”, “La imaginación al poder”, “debajo de los adoquines está la playa”. Las Eras no tienen por qué comenzar el día 1 de enero de un año dado. El 12 de Octubre de 1492, el 99% de la Humanidad no se daba cuenta de que habíamos completado la geografía de nuestro planeta. Ahora, en Mayo de 1968, un grupo de jóvenes parisinos en cólera, abrían la Tercera Era, φ3, La Era de la Justicia. Las necesarias armas tecnológicas ya se estaban forjando e Internet vino a revolucionar nuestro mundo, nuestras formas de hacer y de pensar. Hoy cualquiera de los 7.000 millones de habitantes de este planeta puede comunicar con otro de esta misma Tierra si ambos tienen un teléfono móvil y no digamos si dispone de ordenador o computadora. Solo falta que las barreras que el Primer Mundo impone a los demás caigan. “Prohibido prohibir” implica la supresión de los aranceles que protegen precios ficticios y hambrunas en Somalia. El productor no necesita de los intermediarios para vender sus productos directamente al consumidor y a un precio que conviene a ambos.

La crisis en la que estamos inmersos a nivel internacional, está echando a la calle millones de trabajadores de muchas ramas. Las crisis propician empezar de cero muchas cosas. Internet deja en el camino millones de puestos de trabajo que antes se efectuaban, con instrumentos sencillos y mucho más tiempo, tareas que hoy puede realizar una sola persona, a veces un niño, con su ordenador. Los trabajos que desaparecen, ya no tenían razón de ser frente a las nuevas tecnologías pero estas mismas abren las puertas de millones de oportunidades de trabajo y teletrabajo. Todo está en manos de la gente con imaginación, sentido de la aventura y tesón. Los independientes tienen mucho ganado gracias a Internet que les comunica con todo el mundo pero también favorece el trabajo en pequeños equipos dispuestos a alcanzar las metas que se propongan.

Las resistencias de muchos a auto emplearse se deben a falta de seguridad en sí mismos y en el erróneo principio de que cualquier actividad necesita dinero para iniciarse. La financiación de un proyecto solo requiere UNA IDEA como starter. El primer dinero será el que el emprendedor y sus amigos tengan en sus bolsillos. Es necesario convencerse de que los problemas de antaño no tienen nada que ver con nuestro tiempo ya que Internet resuelve gran parte de ellos. Un diario de hoy en día no necesita papel, no necesita fotomecánica, no tiene que imprimir planchas, puede tener servicios online que le ahorran la contratación del personal de redacción. Ni siquiera es necesario tener una redacción. Las comunicaciones son instantáneas y pueden ser gratuitas, al menos en parte. El dinero que antes se requería inicialmente, ahora es el que llegará por la explotación del negocio o por la llegada de accionistas. Para esto basta dar la vuelta como un calcetín a todas nuestras creencias sobre economía y organización del trabajo.

Para poner en práctica lo que hemos expuesto, nos hemos propuesto crear una televisión por considerar que, a los ojos de cualquiera, debe ser algo que requiere fuertes inversiones iniciales. Ni las tenemos ni las queremos.Cualquiera que financiase el proyecto sería el propietario y eso no lo queremos bajo ningún concepto. Cuando llegue esa financiación si fuese necesaria,sería porque hemos triunfado y entonces la decisión estaría en nuestras manos. La de los periodistas y comunicadores.

CC 2011 UtopiaTV. Powered by Yoxko

Ir al comienzo